May 19, 2024

Las dietas muy bajas en calorías son seguras para los adolescentes con obesidad cuando son supervisadas por un dietista, dicen los investigadores.

Las dietas muy bajas en calorías seguras para adolescentes con obesidad cuando están supervisadas por un dietista, según investigadores

La obesidad en adolescentes es un problema de salud cada vez más común en todo el mundo. Según la Organización Mundial de la Salud, aproximadamente el 18% de los jóvenes tienen sobrepeso u obesidad. Esto puede deberse a una combinación de factores genéticos, ambientales y de estilo de vida, como la falta de actividad física y una dieta poco saludable.

Para muchos adolescentes con obesidad, perder peso puede ser un desafío abrumador. A menudo se sienten avergonzados o estigmatizados por su peso, lo que puede afectar su autoestima y salud mental. Como resultado, algunos adolescentes recurren a dietas extremadamente restrictivas o poco saludables en un intento desesperado por perder peso rápidamente.

Sin embargo, los expertos advierten que estas dietas extremas pueden ser peligrosas y potencialmente dañinas para la salud de los adolescentes. Es por eso que un grupo de investigadores en España ha estado investigando la efectividad y seguridad de las dietas muy bajas en calorías (VLCD, por sus siglas en inglés) para adolescentes con obesidad, siempre y cuando estén supervisadas por un dietista profesional.

Las dietas muy bajas en calorías se caracterizan por limitar la ingesta de calorías a menos de 800 por día, lo que a menudo resulta en una rápida pérdida de peso. Si bien este enfoque puede ser eficaz para bajar de peso rápidamente, también conlleva riesgos para la salud, especialmente en adolescentes en pleno crecimiento y desarrollo.

Según los investigadores españoles, las dietas muy bajas en calorías pueden ser seguras y efectivas para los adolescentes con obesidad, siempre y cuando se realicen bajo la supervisión y orientación de un dietista registrado. Esto se debe a que los dietistas son profesionales capacitados en nutrición y salud que pueden diseñar planes de alimentación equilibrados y personalizados para garantizar que los adolescentes reciban todos los nutrientes necesarios para su crecimiento y desarrollo.

Además, los dietistas también pueden proporcionar apoyo y educación nutricional a los adolescentes y sus familias, ayudándoles a adoptar hábitos de alimentación saludables a largo plazo y promover un cambio de estilo de vida sostenible.

Los investigadores españoles llevaron a cabo un estudio piloto para evaluar la seguridad y eficacia de las dietas muy bajas en calorías en adolescentes con obesidad. El estudio incluyó a 50 adolescentes de entre 12 y 17 años con un índice de masa corporal (IMC) por encima del percentil 95 para su edad y sexo.

Durante el estudio, los adolescentes fueron asignados al azar a seguir una dieta muy baja en calorías diseñada por un dietista registrado o a recibir atención estándar para la obesidad, que incluía asesoramiento dietético y consejos sobre actividad física. Todos los participantes fueron supervisados por un equipo multidisciplinario de profesionales de la salud, que incluía un dietista, un médico y un psicólogo.

Después de 12 semanas, los investigadores encontraron que los adolescentes que siguieron la dieta muy baja en calorías perdieron significativamente más peso en comparación con aquellos que recibieron atención estándar para la obesidad. Además, los adolescentes en el grupo de la dieta VLCD también mostraron una mejora en los factores de riesgo relacionados con la obesidad, como la presión arterial, los niveles de colesterol y la resistencia a la insulina.

Los investigadores también observaron que no hubo efectos adversos graves relacionados con la dieta muy baja en calorías en los adolescentes durante el estudio. Sin embargo, señalaron que es importante tener en cuenta que este estudio fue un ensayo piloto de corta duración y que se necesitan más investigaciones para evaluar la seguridad y eficacia a largo plazo de las dietas muy bajas en calorías en adolescentes.

A pesar de los resultados prometedores de este estudio, los investigadores advierten que las dietas muy bajas en calorías no son adecuadas para todos los adolescentes con obesidad y deben ser utilizadas con precaución y bajo la supervisión de un profesional de la salud capacitado. Es importante recordar que la obesidad es una condición compleja que requiere un enfoque integral que incluya cambios en la dieta, actividad física, apoyo psicológico y educación nutricional.

Además, es fundamental que los adolescentes y sus familias entiendan que la pérdida de peso saludable y sostenible no se logra de la noche a la mañana y que requiere tiempo, paciencia y compromiso. Adoptar hábitos de alimentación saludables y mantener un estilo de vida activo a lo largo del tiempo son clave para mantener un peso saludable y prevenir problemas de salud a largo plazo.

En resumen, las dietas muy bajas en calorías pueden ser seguras y efectivas para los adolescentes con obesidad cuando están supervisadas por un dietista registrado. Sin embargo, es importante recordar que no todas las dietas extremadamente restrictivas son seguras y que es fundamental abordar la obesidad de manera holística, teniendo en cuenta la salud física, mental y emocional de los adolescentes.

Si usted o su hijo adolescente están luchando contra la obesidad, consulte a un profesional de la salud para recibir orientación y apoyo individualizado. Con la ayuda adecuada, es posible lograr y mantener un peso saludable a largo plazo y mejorar la calidad de vida. ¡No dude en dar el primer paso hacia un futuro más saludable hoy mismo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *