May 19, 2024

Queilitis angular: causas, tratamiento, consejos para la prevención.

La queilitis angular es una afección común que afecta a muchas personas en todo el mundo. También conocida como boquera, esta afección se caracteriza por la inflamación de los rincones de la boca, provocando fisuras, enrojecimiento, dolor e incluso sangrado. Aunque no es una condición grave, puede resultar molesta y afectar la calidad de vida de quienes la padecen. En este artículo, abordaremos las causas, el tratamiento y algunos consejos preventivos para combatir la queilitis angular.

Causas de la queilitis angular

La queilitis angular puede ser causada por varios factores, siendo uno de los más comunes la falta de higiene oral. La acumulación de restos de comida en los rincones de la boca puede provocar la proliferación de bacterias y hongos, causando la inflamación característica de la boquera. Otros factores que pueden contribuir al desarrollo de esta afección son la deficiencia de vitaminas, especialmente de hierro y zinc, así como el uso de prótesis dentales mal ajustadas que irritan la piel alrededor de la boca.

Además, la queilitis angular también puede ser causada por infecciones por hongos, como la candidiasis oral, o por condiciones médicas subyacentes, como la diabetes, la anemia o el hipotiroidismo. El consumo excesivo de alcohol, el tabaquismo y el uso prolongado de ciertos medicamentos, como los corticosteroides, también pueden aumentar el riesgo de desarrollar esta afección.

Tratamiento de la queilitis angular

El tratamiento de la queilitis angular varía dependiendo de la causa subyacente de la afección. En casos leves, simplemente mantener una buena higiene oral y aplicar cremas o ungüentos hidratantes en los rincones de la boca puede ser suficiente para aliviar los síntomas. Sin embargo, en casos más graves o recurrentes, es importante consultar a un médico para determinar el tratamiento adecuado.

En casos de queilitis angular causada por infecciones por hongos, como la candidiasis oral, se pueden recetar medicamentos antifúngicos tópicos o sistémicos para combatir la infección. En casos de queilitis angular causada por deficiencias vitamínicas, puede ser necesario suplementar la dieta con vitaminas y minerales esenciales para promover la cicatrización de las fisuras y prevenir la recurrencia de la afección.

Además, es importante evitar tocarse los rincones de la boca con las manos sucias, ya que esto puede propagar la infección y empeorar los síntomas. También es recomendable evitar el uso de productos cosméticos irritantes en la zona afectada, como barras de labios o bálsamos labiales con fragancias o conservantes, ya que pueden empeorar la irritación y prolongar la curación.

Prevención de la queilitis angular

Para prevenir la queilitis angular, es importante mantener una buena higiene oral y evitar la acumulación de restos de comida en los rincones de la boca. Esto incluye cepillarse los dientes después de cada comida, usar hilo dental para eliminar los residuos entre los dientes y enjuagarse la boca con agua tibia y sal para eliminar las bacterias.

Además, es importante mantener una dieta equilibrada y rica en vitaminas y minerales esenciales para fortalecer el sistema inmunológico y prevenir deficiencias nutricionales que puedan causar la queilitis angular. Consumir alimentos ricos en hierro, zinc, vitamina B y vitamina C, como carnes magras, legumbres, frutas cítricas y verduras de hoja verde, puede ayudar a prevenir la aparición de esta afección.

También es importante evitar el consumo de alcohol y tabaco, ya que ambos pueden irritar la piel alrededor de la boca y aumentar el riesgo de desarrollar la queilitis angular. Si se utilizan prótesis dentales, es importante asegurarse de que estén bien ajustadas para evitar la irritación de la piel y prevenir la acumulación de restos de comida en los rincones de la boca.

En resumen, la queilitis angular es una afección común que puede ser causada por varios factores, como la falta de higiene oral, infecciones por hongos, deficiencias vitamínicas o condiciones médicas subyacentes. Para prevenir y tratar esta afección, es importante mantener una buena higiene oral, consumir una dieta equilibrada y rica en vitaminas y minerales esenciales, y evitar el consumo de alcohol y tabaco. Si los síntomas persisten o empeoran, es importante consultar a un médico para recibir un diagnóstico y un tratamiento adecuado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *